El derecho de acrecer en las sucesiones y herencias

El derecho de acrecer en las sucesiones y herencias

Cuando existe un testamento en el que la herencia del difunto se distribuye entre varios herederos se puede dar el caso de que alguno/s no adquieran, por algún motivo, la parte que les corresponde. Cuando esto ocurre, se considera que la porción que ha quedado vacante “acrece” a los demás.

¿Qué es el derecho de acrecer?
En el Derecho Romano este derecho, cuando existían conjunciones, se basaba de acuerdo a la interpretación que daba la doctrina tradicional a la presumible voluntad del testador, y esta justificación es la que ha quedado en el Derecho contemporáneo.

En la actualidad, esta teoría ha sido objeto de críticas y se insiste en que esta presunta voluntad simplemente se supone, y que la auténtica manifestación de la voluntad del testador es la disposición testamentaria.

Requisitos para que pueda aplicarse el derecho de acrecer
Para que se pueda ejercer este derecho se deben dar dos circunstancias. La primera es la existencia del llamamiento conjunto de varios herederos, y la segunda es que alguna de las porciones de la herencia quede vacante por no aceptarla el heredero al que le corresponde.

El llamamiento conjunto es la existencia de dos o más personas que son llamadas a la herencia o a una de sus porciones, sin que exista una designación especial para ellas. De existir una designación especial de partes o bienes concretos, el derecho de acrecer queda excluido.
La situación vacante de una porción se da cuando alguno de los llamados no acceda a la herencia por no ser capaz de hacerlo, renuncie a la misma, o fallezca antes que el testador. La repudiación, incapacidad para suceder y premoriencia son, por tanto, los aspectos que determinan la aplicación del derecho de acrecer.

Sucesiones intestadas
En las sucesiones intestadas, se afirma que no se aplica el derecho de acrecer, aunque en la regulación de este derecho, la primera de sus normas establece que en sucesiones legítimas la parte que es repudiada siempre acrecerá al resto de herederos.

Por tanto, se define que no es que haya derecho de acrecer sino que simplemente hay acrecimiento como consecuencia de las reglas que afectan a las sucesiones intestadas.

Qué partes se ven afectadas por este derecho
El derecho de acrecer para los herederos legitamarios o forzosos sólo se dará cuando la parte de la herencia de libre disposición sea dejada a dos o más de los mismos, o a uno de ellos y una persona extraña. Esto significa que se aplica en un llamamientos conjuntos que recaen sobre el tercio que queda para libre disposición. Pero al mismo tiempo, dado que esto debe ser establecido testamentariamente, la norma no quita ni añade nada a lo ya dicho sobre los derechos de acrecer en sucesiones testamentarias.

Pero si la parte no adquirida es la legítima, la sucesión de los coherederos a esa parte no se producirá por el derecho de acrecer, sino por su derecho propio.