Pensión de alimentos cuando los hijos pasan tiempo de vacaciones con el progenitor no custodia. ¿Es posible no pagarla?

Pensión de alimentos cuando los hijos pasan tiempo de vacaciones con el progenitor no custodia. ¿Es posible no pagarla?

No son pocos los padres separados o divorciados que tienen que pagar pensión de alimentos y se hacen la siguiente pregunta: ¿Por qué tengo que pagar la totalidad de la pensión cuando los niños pasan conmigo la mitad de las vacaciones?

Esta pregunta genera la duda de si tendría viabilidad la pretensión de estos padres de no pagar dicha pensión durante el tiempo que los hijos pasan con ellos en vacaciones. Esto abriría dos posibles vías. La primera sería solicitarlo en el proceso de separación o divorcio. La segunda sería incluirlo en las alegaciones en un probable proceso judicial por impago.

En ambos casos, la respuesta es NO. Y lo es porque el cálculo de los gastos ordinarios de la pensión de alimentos se realiza en base al cómputo anual de las necesidades de los menores, pero se prorratea de manera que se pague en los 12 meses del año. O lo que es lo mismo: la cantidad que se abona cada mes no corresponde a las necesidades del menor de ese mes en concreto.

Ya en los años 2001 y 2006 dos sentencias resultaron clarificadoras al establecer que el hecho de que los menores pasen parte del verano con el progenitor alimentante no exime a éste del pago de la pensión de alimentos durante dichos periodos ya que la pensión es fijada en cuantía alzada, o en términos abstractos, sin que en ellos se tengan en cuenta los gastos mensuales del progenitor beneficiario.

Por su parte, una sentencia dictada en el año 2014 en Barcelona, en un caso de un padre que pretendía no abonar la pensión de alimento de Julio ni de Agosto, expuso lo siguiente:

“La petición del Sr. XXXXXXXX de entregar la mensualidad alimenticia durante diez mensualidades, sin realizar el pago los meses de julio y agosto no puede admitirse. Es doctrina reiterada que la pensión alimenticia se devengará por doce mensualidades al año, pues los gastos globales de los menores se calculan anualmente y se dividen en doce pagos, como mejor forma de organizar tanto las entregas como la recepción de esta cantidad, teniendo en cuenta que también por doce mensualidades se emiten los recibos de los gastos periódicos que integran la pensión alimenticia de los hijos comunes, como pueden ser los suministros o alquileres de vivienda, entre otros; y además, con tales importes se asume el pago de otros gastos de inicio del curso escolar que implican un plus en el gasto de las menores, como son los libros, material escolar o ropa escolar y de deporte que precisarán durante el siguiente curso escolar”.

El consejo en estos casos es, al redactar el Convenio Regulador, dejar muy claro tanto la cantidad anual de la pensión de alimentos como la cantidad derivada al prorratearla en las doce mensualidades.