Cómo se tramita una reconciliación familiar

Cómo se tramita una reconciliación familiar

Todos conocemos lo que es una reconciliación. Es más, muchos es posible que hayamos tenido alguna, con una pareja. El caso de la reconciliación familiar es exactamente igual, con la excepción de que sucede en matrimonios que han finalizado la vida en común y tras un tiempo deciden volver a darse una oportunidad.

Esto es algo que, obviamente, debe ser regularizado para que el matrimonio empiece de nuevo con todo lo que esto implica. Y en el ámbito del derecho de familia se le denomina régimen o proceso de reconciliación familiar.

El Código Civil regula la reconciliación familiar en su artículo 84, y lo más importante de este proceso es que la separación sucedida anteriormente queda sin efecto, siempre y cuando se ponga en conocimiento de ello al juez.

¿Por qué hemos mencionado la separación y el divorcio? Esto lo veremos al final.

Casos habituales de reconciliación
Puede haber quienes se pregunten por qué una pareja separada podría querer dar una segunda oportunidad a la relación, y por supuesto puede haber quien sepa perfectamente la respuesta. Habitualmente las parejas se reconcilian por haber aprendido de los errores cometidos y ser conscientes de que la culpa no era sólo del otro. O por haber madurado, reconocido los errores, y haber alcanzado una humildad y una serenidad que permiten volver a convivir de manera positiva.

En otras ocasiones se puede recurrir al dicho que afirma que la distancia (o el tiempo) lo curan todo, y han visto cómo esas cuestiones o desavenencias que rompieron la relación en realidad apenas tenían importancia. Esto ocurre en parejas que han sabido gestionar adecuadamente la ruptura y la separación les ha hecho darse cuenta de que se echan de menos y valorar lo que tenían en la otra persona.

Reconciliación tras un proceso de separación
Lo primero que hay que tener en cuenta es si la reconciliación ocurre tras dictarse sentencia de separación o antes de que se haya dictado. En el segundo caso el procedimiento de separación simplemente queda paralizado una vez que los cónyuges informan al juez sobre su intención de continuar juntos.

En el caso de separaciones que han sido formalizadas al dictarse sentencia judicial, la reconciliación familiar se realiza de la siguiente manera:

  • Se presenta escrito informativo oficial en el juzgado en el que se tramitó la separación.
  • El juez cita a ambos miembros del matrimonio para que ratifiquen lo expuesto en el escrito.
  • Por último, el juez invalida la sentencia de separación mediante auto si no encuentra motivos de peso para lo contrario.

Cuando se ha producido el divorcio
Como decíamos antes, hemos dejado para el final la reconciliación familiar tras una sentencia de divorcio. Y esto es porque una sentencia de divorcio no puede invalidarse. Por tanto, lo que se debe hacer en este caso es contraer matrimonio de nuevo.