Cómo es el proceso de adopción internacional

Cómo es el proceso de adopción internacional

Dentro de las posibilidades que se abren para quienes quieren ser padres a la hora de adoptar, la adopción internacional es una de las más complejas que pueden existir. Y son la situación de la familia, la burocracia y las relaciones bilaterales entre cada país los factores que más influyen a la hora de facilitar o complicar el proceso de adopción.

Las adopciones internacionales en los últimos 20 años, según los propios datos del Ministerio de Sanidad, superan las 54.000, lo que convierte la adopción de niños de otros países en una alternativa real para muchas personas que desean adoptar.

Por continentes, Asia destaca sobre los demás, seguido de Europa, África y Sudamérica. En cuanto a los primeros puestos en países el líder es Rusia, seguido de China. Etiopía, Vietnam y Filipinas completan el “top 5”.

Cómo comienza el proceso
Para comenzar el proceso de adopción en un país extranjero en primer lugar se debe realizar la solicitud, que es tramitada a través de las Administraciones Públicas con la intervención también de entidades colaboradoras de adopción internacional conocidas como ECAI.

Al no ser iguales todos los procedimientos, es conveniente contar con un abogado especialista en Derecho de Familia que nos ayude y asesore en todo lo relacionado con este procedimiento. Además, la vía para la adopción puede diferir bastante según el país en el que vayamos a adoptar.

Los pasos de la adopción internacional
El proceso para adoptar en otro país puede llevarnos varios años. Esto depende, además del país que hayamos elegido, las condiciones de quien desea adoptar y de la demanda existente en el momento. Y aunque cada caso debe ser analizado de manera particular, los pasos que generalmente se deben dar son los siguientes:

  • Solicitud. Este es el primer paso para tramitar la adopción internacional, y se hará a través de un organismo u otro dependiendo de las circunstancias.
  • Curso de preparación. Los futuros padres adoptivos deben realizar y superar un curso de preparación para la adopción. Al superarlo, se les otorga un certificado de idoneidad que será solicitado en el expediente, y que en la mayoría de los países tiene gran relevancia.
  • Preparar el expediente. Esta tal vez sea la parte más larga del proceso, y se trata de la documentación correspondiente para el procedimiento de adopción. Según el país varía considerablemente, al igual que varía el perfil de los demandantes. Esto también hace que sea recomendable un buen asesoramiento durante el proceso.
  • Respuesta del país en el que se quiere adoptar. Una vez enviado el expediente y finalizados los trámites (y el tiempo) burocráticos, se recibe la respuesta del país de origen del niño. El tiempo para recibir esta respuesta también varía. Si la respuesta es negativa habrá que volver a empezar, y si es positiva se pasa a los pasos siguientes.
  • Asignación del niño. Cuando se ha recibido la respuesta positiva, se asigna un menor a la familia, a la que se le dan todos los detalles, y se cierran las fechas para los pasos siguientes.
  • Conocer al menor. Tras la asignación del niño y los pasos siguientes, los padres conocen al menor en su país de origen.
  • Periodo de convivencia. Finalizados todos los pasos anteriores, siempre que no haya imprevistos el menor comienza a convivir con los padres adoptivos durante un determinado periodo en el que se realizarán diferentes informes para garantizar que todo vaya bien.