Nulidad eclesiástica. Qué es y cómo se obtiene

Nulidad eclesiástica. Qué es y cómo se obtiene

¿Cuántas veces hemos oído hablar de la nulidad eclesiástica de un matrimonio? Seguro que muy a menudo en los medios de comunicación cuando se produce el divorcio de personas famosas. Pues en relación a esta nulidad matrimonial, en los últimos años se ha producido una reforma que facilita finalizar un vínculo matrimonial que se ha llevado a cabo por la Iglesia.

Qué es la nulidad eclesiástica
Cuando se habla de este procedimiento, se está haciendo referencia a la disolución de un matrimonio por la Iglesia, y no a uno civil. Pero esta institución y el gobierno de España tienen firmados acuerdos que hacen que cuando se produce este tipo de nulidad matrimonial, sea también reconocida dentro del ámbito estatal.

A pesar de ello, cuando se producía la disolución de un matrimonio católico sólo quedaba anulada la parte civil, a través del correspondiente proceso de divorcio, pero en la Iglesia seguía constando como matrimonio. El motivo era que, además del tiempo que tardaba la obtención de la nulidad eclesiástica, el proceso resultaba muy caro. Antes de la reforma realizada por el Papa Francisco en el año 2015, un proceso de nulidad matrimonial eclesiástica podía tardar más de dos años y costar más de 10000 euros.

La nulidad eclesiástica, más fácil ahora
Desde la reforma impulsada por el actual pontífice, sólo se requieren ciertos requisitos y el acuerdo de ambos cónyuges para obtener la nulidad matrimonial eclesiástica, que puede lograrse en menos de un año. Y a pesar de que el coste depende de los abogados, este se ha reducido y ahora oscila entre los 2000 y los 6000 euros.

Cómo es el procedimiento
Uno de los aspectos que más se desconocen sobre la manera de anular un matrimonio eclesiástico es que la petición se debe hacer ante un Tribunal Eclesiástico, que debe ser al que pertenezca la diócesis. Por ello es necesario contar con un abogado especializado en el Derecho Canónigo. El proceso es el siguiente:

– Demanda de nulidad. El documento para solicitar la nulidad matrimonial debe contener las cuestiones básicas bien definidas y una argumentación que motive las razones por las que se quiere obtener la nulidad matrimonial, que sea conforme al derecho eclesiástico. Debe presentarse, como hemos mencionado, en el Tribunal Eclesiástico al que pertenece la diócesis.
– Estudio del perito. El tribunal, una vez presentada la demanda, designa un perito especializado, que llevará a cabo el análisis del proceso y, atendiendo a aquellas razones por las que la Iglesia admite la nulidad matrimonial, determinará si es realmente viable.
– Designación de abogado. Si el perito ha considerado positiva la demanda de nulidad matrimonial, el demandante debe contratar a un abogado especialista en derecho eclesiástico. Si el otro cónyuge se opone, también debe contratar el mismo tipo de abogado para presentar sus propias alegaciones.
– Sentencia. Tras la presentación y el análisis del caso, el Tribunal Eclesiástico dicta sentencia, que de no haber oposición, tiene validez en primera instancia. De existir oposición por parte de alguno de los cónyuges, puede acudirse a segunda instancia o a instancia superior.