El papel de la colación en particiones hereditarias

El papel de la colación en particiones hereditarias

No son pocas las ocasiones en que, a la hora de realizar una división hereditaria, los herederos se muestran sorprendidos cuando se les comenta que es necesario colacionar ciertos bienes. Por eso, vamos a tratar de arrojar algo de luz en cuanto a la colación en las particiones de herencias.

Qué es la colación
Lo primero que es necesario saber es que la herencia debe tener más de un heredero y el fallecido debe haber donado durante su vida ciertos bienes a algún heredero. Estos bienes han de ser valiosos y no regalos “normales y corrientes”, y como ejemplo podemos poner el caso de un coche que se le regale a uno de los hijos mientras que a otro le haya regalado durante su vida los típicos relojes, o ropa, u otro tipo de regalos “habituales”.

En el ejemplo, se debe colacionar el valor de dicho coche. Y colacionar significa computarse con el fin de determinar lo que se conoce como masa hereditaria.

Además de tratarse de donaciones cuyo valor sea importante, también se debe tener en cuenta el principio que establece que una persona no podrá donar en vida más de lo que puede dejar en herencia. En base a este principio, la persona fallecida lo puede donar con cargo al tercio de libre disposición o al de mejora. Pero esto último debe estar reflejado en la escritura en que consta la donación.

Pero esto no quiere decir que se pierdan los bienes que fueron donados en vida del fallecido. Sólo significa que su valor pasa a formar parte de la cuota hereditaria que corresponde al heredero. Así, seguirán perteneciéndole como parte de la herencia.

Al ser el valor de los bienes donados en vida lo que se colaciona, no es necesario que éstos deban ser llevados de manera material a la herencia, ya que como hemos comentado continúa perteneciendo al heredero que los recibió.

Ya que en la partición se valoran los bienes dejados por el fallecido en el momento de su muerte, entre ellos se encuentran los entregados en vida a alguno de los herederos excepto si se ha hecho como mejora hereditaria. De ser así, esto último también deberá estar reflejado en la escritura de la donación.

La colación de bienes es un asunto más habitual de lo que podría pensar cualquiera. Y es que no deja de ser normal que una persona otorgue bienes, por diferentes razones, a alguno de sus hijos pero no desee que ello haga que disminuya lo que corresponde al resto de sus herederos. Y por esto, naturalmente, lo que recibió “por adelantado” debe ser computado como parte de la herencia que le corresponde.

Naturalmente, el tema de las colaciones eh particiones hereditarias es amplio, pero este post sirve para entender una fugura jurídica que es más desconocida de lo que se debería.