El vínculo de parentesco

El vínculo de parentesco

El parentesco es el vínculo que une a las personas bien porque son sus descendientes o ascendientes, o por tener ascendientes comunes, o por encontrarse en una relación jurídica de parentesco.

Todos tenemos una idea de lo que es, aunque al respecto hay algunas cuestiones que algunas personas desconocen.

  • La relación básica en este aspecto es la paternofilial, que como sabemos es la que se da entre los padres y los hijos.
  • A continuación encontramos el parentesco por consanguinidad, que se da por vínculo de sangre (abuelos, tíos, primos, etc).
  • Similar al anterior es el parentesco por adopción. Aunque en este caso el vínculo de sangre no exista, tiene los mismos efectos a nivel judicial dado que judicial es precisamente su origen.
  • Y para finalizar, encontramos el parentesco por afinidad. En este es necesario el matrimonio, ya que es el parentesto que establece una persona con los parientes consanguíneos o de adopción de su cónyuge.

Hay personas que por desconocimiento habrán considerado extraño que en ninguno de los casos anteriores se mencione a los cónyuges. Esto es porque entre ellos no existe parentesco, aunque estén casados. Lo mismo ocurre con las familias de ambos cónyuges, que no tienen ningún parentesco entre ellas.

Al referirse al parentesco, el Código Civil (excepto cuando indique lo contrario de manera expresa) se refiere al de consanguinidad. En su Artículo 920, establece parientes de doble vínculo, que corresponde a los padres y las madres, y de vínculo sencillo, que es el que se da respecto a uno de los cónyuges (por ejemplo, un hijo de uno solo de los miembros de un matrimonio).

A la hora de saber quién tiene la obligación del parentesco, se deben reconocer las líneas del mismo. Así, el Código Civil establece en su Artículo 915 que el número de generaciones determina la proximidad del parentesco. Cada una de las generaciones constituye un grado, y una serie de ellos da lugar a una línea que puede ser de dos maneras:

  1. Línea recta: Es la que une a personas de las cuales han nacido las siguientes (abuelos-padres-hijos-nietos…).
  2. Línea colateral: La componen aquellas personas que cuentan con un “tronco” en común sin haber descendido unas de otras. Por tanto, un ejemplo de parentesco por línea colateral es un hermano.

En el caso de las líneas rectas, los grados se cuentan según las generaciones y personas, tal como establece el Artículo 918 del Código Civil. Así, desde un hijo hacia un padre hay se cuenta un grado, dos hacia el abuelo, tres hacia el bisabuelo, y así sucesivamente.

En cambio, en las líneas colaterales esto no se lleva a cabo, sino que se cuenta únicamente hasta el tronco común.

Leave a comment

Your email address will not be published.