Acogimiento Familiar: Qué es.

Acogimiento Familiar: Qué es.

El Acogimiento Familiar es una medida de protección para menores que se encuentran en riesgo de desamparo por no poder (o no deber) vivir con la que es su familia biológica, por lo que pasan a hacerlo con una familia de acogida.

Al hacerlo, el mejor participa plenamente en la vida familiar, mientras que la familia de acogida cumple con su obligación de velar por el interés del mismo, ofrecerle compañía y garantizar su educación y su alimentación. Esta medida tiene carácter preferente al ser la convivencia con una familia la manera de encontrarse en un entorno seguro y estable que aporta afecto y atención personalizada e individualizada, algo que resulta muy beneficioso para el desarrollo social y personal del menor.

Tipos de acogimiento familiar
El Acogimiento Familiar puede ser de tres tipos diferentes:

  • Temporal. Este tipo de Acogimiento Familiar es transitorio, ya que se contempla que, una vez resuelta la situación que ha dado lugar a esta medida o cuando se adopte una medida más estable y definitiva, el menor vuelva al hogar o pase a aplicarse la medida que se establezca.
  • Permanente. Se da cuando no se prevea, no se estime o no sea posible que el menor vuelva al entorno familiar a medio plazo, o no se considere su adopción.

El tercer tipo es el Preadoptivo, cuya finalidad es la adopción del menor. Para ello es necesario que la situación jurídica del menor sea adecuada para que se produzca dicha adopción y que la familia que le acoja cumpla todos los requisitos necesarios. Existen dos tipos de objetivos para este tipo de Acogimiento Familiar:

  • Mientras se tramita la adopción cuando ha sido elevada al juez en el momento de la entrega del menor.
  • En supuestos en los que es necesario asegurar el éxito de la medida antes de que la demanda de adopción se presente al juez.

Quién puede ser familia de acogida
Las familias que ofrecen el Acogimiento Familiar son de dos tipos:

  • Ajena al ámbito del menor.
  • Su familia extensa. Este tipo es el más preferible siempre que exista la posibilidad, atendiendo como siempre al interés superior del menor.

La guarda del menor, en esta medida, la ejercen los acogedores y es la ­Comisión de Tutela del Menor quien delega la misma tras haber asumido la protección del menor. Aunque también es posible que el Acogimiento se formalice mediante decisión judicial sin que antes se haya asumido la tutela ni la guardia del mismo desde la Administración.

Leave a comment

Your email address will not be published.