Pruebas de paternidad

Pruebas de paternidad

La prueba de paternidad es un procedimiento destinado a acreditar el vínculo biológico entre un padre y sus hijos, y consecuentemente la filiación.

Esta prueba se realiza habitualmente cuando se duda o se desconoce si alguien es hijo biológico o se tienen sospechas en cuanto a la verdadera paternidad biológica de un sujeto.

La prueba de paternidad tiene como objetivo acreditar la filiación, es decir, el vínculo biológico entre padres e hijos. Normalmente, dicha prueba se realiza en los siguientes casos:

Se puede realizar la prueba de paternidad de dos maneras: amistosamente, o judicialmente. En el primer caso, al padre y al hijo se le practica una extracción de fluidos, que generalmente suele ser saliva, para analizar su ADN y contrastar ambos. Si la coincidencia es del 99,9%, se considera resultado positivo.

Cuando la prueba se realiza judicialmente es porque no se ha llegad a un acuerdo amistoso para llevarla a cabo y se abre un procedimiento de impugnación o reconocimiento de paternidad, en la que el juzgado solicita dicho análisis de ADN.

Quién puede solicitar esta prueba
Dependiendo del caso la madre, el padre o el hijo (cuando es mayor de edad) pueden solicitar una prueba de paternidad, así como el representante legal del hijo si éste es menor.

¿Quién puede solicitar la prueba de paternidad?
Según cada caso, la prueba de paternidad la puede solicitar el padre, la madre, el hijo, si es mayor de edad, o el representante legal del menor.

Dentro del matrimonio, no tiene plazo de prescripción, mientras que fuera del matrimonio el padre y la madre disponen de un plazo de un año desde que tienen constancia de la situación, y el hijo puede solicitarla durante toda su vida.

En los casos de impugnación de paternidad, en el plazo de un año desde que se tiene constancia de la filiación el padre está legitimado para impugnarla. El hijo también dispone de un año a partir del momento en el que cumple la mayoría de edad o desde que conoce la filiación.

Sea cual sea el caso, hijo y padre pueden solicitar al juez esta prueba.

Cuando el supuesto padre ha muerto
Si el reconocimiento de paternidad se quiere obtener de un progenitor que ha fallecido, para la realización de la prueba de ADN se puede solicitar que el cadáver sea exhumado o que se realice a alguno de sus prientes.

Cuando una de las partes no está de acuerdo en realizarla
Si hay desacuerdo en alguna de las partes, se requieren pruebas fehacientes con las que se pueda presumir la paternidad que se quiere negar o solicitar. Estas pruebas pueden ser fotografías, testigos o correspondencia entre las partes. El juez las valorará y decidirá si el vínculo filial existe.

Leave a comment

Your email address will not be published.