¿Qué ocurre con la hipoteca en un divorcio de mutuo acuerdo?

¿Qué ocurre con la hipoteca en un divorcio de mutuo acuerdo?

Cuando se lleva a cabo un divorcio de mutuo acuerdo, ambos ex cónyuges pueden pactar la adjudicación de la mitad de la vivienda familiar (y, por consiguiente, la plena propiedad de la misma) de uno al otro, lo que a su vez aporta una ventajas fiscales a través de ña inscripción de la sentencia de divorcio en el Registro de la Propiedad.

Pero una cosa es la adjudicación de la propiedad de la vivienda a una de las partes, y otra muy diferente lo que ocurra con la hipoteca, en caso de haberla. Por mucho que ambos estén de acuerdo con dicha adjudicación y la sentencia así lo indique, la modificación de la hipoteca no depende de ellos sino que debe contar con el consentimiento de la entidad financiera, de manera que si ésta no quiere modificar dicho contrato la sentencia de divorcio no puede ejecutarse en ese aspecto, ya que ningún juez puede obligar a un banco a cumplir algo que han pactado los ex cónyuges entre ellos.

Lo que sí puede hacer la parte que haya dejado de tener la propiedad es pedir que le sean resarcidos los daños y perjuicios causados por dicho incumplimiento, de acuerdo a lo que se encuenra previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil en sus artículos 172 y siguientes de , según auto dictado el 11 de Marzo del año 2014 por la Sección 12 de la Audiencia Provincial de Barcelona.

Leave a comment

Your email address will not be published.