El peligro real de las denuncias falsas

El peligro real de las denuncias falsas

Las denuncias falsas, lamentablemente, no son simples casos aislados. Se utilizan para conseguir beneficios y, en los casos de los divorcios, obtener acuerdos mejores. Y en muchos casos son difíciles de demostrar.

Las denuncias falsas son una realidad. Por ejemplo, en el año 2013 el número de denuncias falsas interpuestas por mujeres contra hombres fue de 33, algunas de ellas acusando de delitos o maltratos por violencia de género inexistentes. Pero no sólo ocurre con los divorcios, como el caso de la joven de Málaga que denunció a cinco chicos por una supuesta violación durante una feria, o la sorprendente denuncia de una joven escocesa que acusó a su abuelo de abusos sexuales para poder cobrar la herencia antes.

En cuanto al Derecho de Familia, no es extraño encontrar noticias sobre falsas denuncias interpuestas durante un proceso de divorcio o como venganza hacia la ex pareja, algunas de ellas realmente escandalosas:

“Cuatro cuchilladas en la cara y el cuello para incriminar a su ex pareja”.
“2.720 euros por inventarse que su ex la había amenazado con una escopeta”.
“Condenan a una mujer por denunciar a su pareja cuando ya había fallecido”.

Las falsas denuncias no debería quedar impunes, ya que vulneran los derechos fundamentales de las personas gravemente. Por eso, en las situaciones en que exista una denuncia falsa contra su persona, se recomienda contar con una grabadora. Muchas de estas denuncias se archivan y no llegan a salir a la luz por la falta de pruebas. Cuantas más precauciones se tomen, mayor será la protección a nivel jurídico. Es responsabilidad de todos luchar para que se persiga esta lacra.

Leave a comment

Your email address will not be published.