Custodia compartida. Qué es y cuáles son sus ventajas

Custodia compartida. Qué es y cuáles son sus ventajas

Custodia compartida no significa que un hijo pase el 50% del tiempo con cada uno de sus progenitores. Puede pasar algo más de tiempo con uno de los dos, un poco menos de tiempo con el otro… Pero siempre debe haber una tendencia a equilibrar el trato con ellos.

El menor puede cambiar de una vivienda a la otra, por lo que lo ideal sería que los domicilios de ambos progenitores estén a una corta distancia el uno del otro. Otra de las posibles fórmulas es que sea el hijo quien permanece en el domicilio familiar y los progenitores los que roten hacia esa vivienda de acuerdo con un ciclo que haya sido acordado por ambos.

Se debe acordar previamente el tiempo que el menor pasará con cada uno de los padres. Este tiempo puede variar. Puede ser varios días a la semana, una semana, un mes, un trimestre o incluso un semestre. Cuando se trata de padres cuyos domicilios se encuentran muy lejos geográficamente, lo que se recomienda es que el menor pase todo el curso escolar con uno de los progenitores y los periodos vacacionales con el otro.

En la custodia compartida, lo normal es que los gastos de los hijos sean afrontados por ambos padres, en un fondo común establecido por ellos.

Argumentos a favor de la custodia compartida

  • Los menores tienen garantizado poder disfrutar de la presencia de ambos padres a pesar de la ruptura. Tal presencia de ambas figuras es similar y constituye en cierta manera un modelo de convivencia similar al que existía antes de la separación.
  • Se evita el riesgo de que el menor tenga sentimientos negativos como la culpa, la lealtad sólo hacia uno de los progenitores, la negación o el miedo al abandono.
  • Se fomenta una actitud más abierta del menor hacia la separación, ayudando a que pueda aceptarlo mejor y evitando manipulaciones por parte de los progenitores.
  • Los padres pueden continuar ejerciendo sus derechos y obligaciones relacionados con la responsabilidad parental, y pueden participar de una manera equitativa en el crecimiento y desarrollo de los hijos.
  • La idoneidad de cada uno de los progenitores no se cuestiona.
  • Se equipara el tiempo libre para la vida profesional y personal de ambos progenitores.
  • Se favorece la adopción de acuerdos al ser necesaria la cooperación de ambos padres.

Leave a comment

Your email address will not be published.