Decidir entre separación y divorcio

Decidir entre separación y divorcio

Existen cónyuges que, cuando el matrimonio va a romperse, tienen dudas en cuanto a las diferencias entre la separación y el divorcio, y lo que cada una de esas decisiones conlleva.

Algo a tener en cuenta es que mientras antes del año 2005 era necesario separarse como paso previo al divorcio, en la actualidad una pareja puede optar por cualquiera de ellas, el divorcio o la separación, una vez hayan transcurrido 3 meses desde el momento en que se celebró el matrimonio. La única excepción por la cual esto puede llevarse a cabo antes de esos 3 meses son los casos de violencia familiar.

Entrando en las diferencias, en el caso de la separación se suspende la vida en común pero no se disuelve el matrimonio, por lo que ninguno de los cónyuges puede contraer matrimonio con otra persona ya que siguen casados. Así mismo, la vinculación de bienes al otro cónyuge cesa. Los derechos hereditarios desaparecen cuando se decreta judicialmente la separación.

La separación termina o bien cuando se produce una reconciliación o si se opta por llevar a cabo el divorcio.

En cuanto al divorcio, este supone la disolución total del matrimonio, momento a partir del cual cualquiera de los ya ex cónyuges puede casarse de nuevo por la vía civil. Al igual que ocurre en la separación, los derechos hereditarios y la vinculación de bienes del otro cónyuge cesan.

Cuando se ha producido un divorcio, si hay reconciliación se debe contraer matrimonio de nuevo, ya que el divorcio disolvió el matrimonio anterior.

Tanto la separación como el divorcio pueden iniciarse a petición de uno de los cónyuges poir su propia iniciativa, de uno con el consentimiento del otro, o de ambos. No es necesario justificar la petición dado que nadie tiene la obligación de convivir con una persona con la que no quiere estar.

Cuando se presenta la demanda para obtener la separación o el divorcio hay que aportar una propuesta de convenio regulador. Esta propuesta debe incluir:

  • Cuidado de los hijos sujetos a patria potestad, ejercicio de la misma y, de haberlos, régimen de comunicación y estancia con el progenitor no custodio.
  • Régimen de comunicación y visitas con los abuelos, primando siempre el interés del menor.
  • Atribución de uso de la vivienda familiar.
  • Contribución a las cargas familiares y pensión de alimentos.
  • Si procede, liquidación del régimen económico por el que se regía el matrimonio.
  • Pensión compensatoria que se debe satisfacer a uno de los cónyuges, si procede.

Algunas Comunidades Autónomas tienen una regulación propia para los divorcios y separaciones como en el caso de Cataluña, donde desde Enero del año 2011 además de la propuesta de convenio regulador es necesaria también una propuesta llamada Pla de Parentalitat (Plan de Parentalidad) en la que se concrete cómo ejercerán las responsabilidades parentales los progenitores y se deje constancia de los compromisos que cada uno de ellos asume en cuando al cuidado, guarda y educación de los menores.

En definitiva, la diferencias entre una separación o un divorcio no son demasiado relevantes aparte deel cese o la suspensión del matrimonio, y en cualquiera de los dos casos los requisitos a la hora de iniciar el proceso judicial son los mismos.

Leave a comment

Your email address will not be published.