Cuando uno de los padres quiere irse a vivir con sus hijos a otra ciudad

Cuando uno de los padres quiere irse a vivir con sus hijos a otra ciudad

En ocasiones, tras un divorcio o una separación el progenitor que tiene asignada la guarda y custodia de los hijos menores está pensando en ir a vivir a otra ciudad por motivos personales o laborales y, obviamente, en llevarse a los niños (con el cambio de colegio que conlleva). En estos casos, la ciudad de destino puede encontrarse muy alejada de aquella en la que el otro progenitor, con régimen de visitas reconocido, reside.

El ordenamiento jurídico español establece que, independientemente quién tiene asignada la guarda y custodia, participar en la toma de decisiones que afectan a asuntos de importancia de la vida de los hijos como son la educación, salud y formación, es un derecho de AMBOS progenitores. Por tanto, para que uno de ellos pueda irse a vivir a otra ciudad con sus hijos, debe contar con la aprobación expresa o el consentimiento del otro.

Si el progenitor que no cuenta con la guarda y custodia se niega a ello dado que eso implicaría pasar menos tiempo con sus hijos, el otro tiene la obligación de solicitar al juez una autorización. Eso se lleva a cabo mediante un proceso judicial en el que cada uno de los padres expone los motivos de sus pretensiones. Una vez hecho esto, el juez toma la decisión de autorizar o no el cambio de residencia atendiendo siempre a lo que es mejor para los hijos menores.

Lo siguiente es iniciar un procedimiento de modificación de medidas, de manera que si se ha autorizado el cambio de residencia se determine el nuevo régimen de visitas del que disfrutará el padre que no convive con los hijos y la manera en que se lleva a cabo el intercambio de los menores. Si se da el caso de que el juez no lo autoriza y el progenitor quee cuenta con la guarda y custodia decide de todas maneras cambiar irse a vivir a la otra ciudad, se produce un cambio de la guarda y custodia a favor del padre que antes no la tenía, pasando la obligación de pagar pensión de alimentos y el derecho a establecer un régimen de visitas al progenitor “desplazado”.

Leave a comment

Your email address will not be published.