Dos viudas de un polígamo, obligadas a repartirse la pensión

Dos viudas de un polígamo, obligadas a repartirse la pensión

La poligamia no es algo que se de en España, pero sí en países como Marruecos. Una sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo dictada hace pocos días ha reconocido el derecho a cobrar la pensión de viudedad a las dos esposas que tenía un ciudadano de origen marroquí, polígamo y casado con ambas, que había servido en el Sáhara para el Ejército español y que percibía una paga con cargo a nuestro país.

La sentencia establece que la pensión, que tenía reconocida la primera de las esposas del fallecido, sea repartida a partes iguales entre ambas viudas.

Con esta sentencia el alto tribunal estima el recurso de casación que había presentado la segunda viuda contra la sentencia anterior del TSJM (Tribunal Superior de Justicia de Madrid), en la que se confirmaba la resolución administrativa que había negado a la segunda esposa el derecho a cobrar dicha pensión.

Esta sentencia no cuestiona la doctrina de la Sala, que fija que la poligamia es contraria al ordenamiento jurídico español, ya que precisa que no puede aplicarse este criterio en este caso concreto al ser el Estado español el que, aunque la poligamia sea contraria a nuestro ordenamiento jurídico, admite al matrimonio del fallecido un efecto determinado de acuerdo con el artículo 23 del Convenio de Seguridad Social que firmaron España y Marruecos el 8 de Noviembre del año 1979.

En dicho artículo se indica que “la pensión de viudedad causada por un trabajador marroquí será distribuida, en su caso, por partes iguales y definitivamente entre quienes resulten ser, conforme a la legislación marroquí, beneficiarias de dicha prestación”.

La sentencia cuenta con un voto particular que firmaron los magistrados Jorge Rodríguez-Zapata y José Luis Requero mostrándose discrepantes con la interpretación de dicho Convenio de Seguridad Social que realiza la mayoría. Así, siguiendo la línea del abogado del Estado, que se había opuesto a conceder la pensión debido a la proscripción del matrimonio polígamo en el ordenamiento jurídico, ambos magistrados defendían la aplicación restrictiva del Convenio, argumentando que “lo contrario implica reconocer un derecho para quien ha estado unido matrimonialmente no ya bajo una forma matrimonial no reconocida en España, sino que se asienta sobre una base constitutiva de delito por ser contrario al sistema de valores que protege el ordenamiento español”.

Leave a comment

Your email address will not be published.