El reparto de las vacaciones de Navidad

El reparto de las vacaciones de Navidad

Las vacaciones de Navidad son uno de los motivos más habituales de consulta ante los despachos de abogados. Y es algo normal dado el carácter familiar de estas celebraciones. Por ello, siempre que llegan estas fechas existen padres y madres que al disponer una sentencia que sólo indica que los periodos vacacionales deben dividirse por la mitad, y corresponde un periodo a cada progenitor, no saben cuándo comienza y termina exactamente dicha mitad.

E,l problema parte del hecho de que en las sentencias dictadas en procedimientos contenciosos no especifican detalladamente los periodos de vacaciones, como sí ocurre en los convenios de divorcio. Así, al no haberse fijado el comienzo y fin de dichos periodos, un progenitor puede pensar que las vacaciones empiezan un día y el otro progenitor considerar que comienzan al día siguiente.

Una buena praxis consistirá en establecer la fecha de inicio y fin de cada periodo de las vacaciones de Navidad. Pero, si no se establecen dichas fechas, se deben considerar cada mitad de estas vacaciones como cada periodo que corresponde a cada uno de los progenitores, comenzando el primero en el último día de clases de Diciembre, y finalizando el segundo el primer día de clases de Enero. El día de intercambio es el que queda en el final del primer periodo.

Así, si las clases terminaran el día 22 de diciembre y comenzaran el 7 de Enero, a uno de los progenitores correspondería el periodo comprendido desde el día 22 hasta el día 30 de diciembre, y el otro progenitor disfrutaría del periodo comprendido entre el día 31 de diciembre hasta el 7 de Enero, siendo el día 30 de Diciembre (por ejemplo, a las 8 de la tarde) el momento del “intercambio”.

De hecho, lo recomendable sería precisamente que ese primer periodo finalizara el 30 de Diciembre a las 20:00 horas, y el segundo a las 20:00 horas del día anterior al reinicio de las clases en Enero. Esta sería una manera justa de evitar malentendidos y ayudar a que tanto los padres como especialmente los niños (quienes más disfrutan estas fiestas) pudieran tener una Feliz Navidad.

Leave a comment

Your email address will not be published.