Cuando un padre se niega a la expedición del pasaporte a su hijo menor

Cuando un padre se niega a la expedición del pasaporte a su hijo menor

Cuando se dan casos relacionados con hijos menores de edad, no siempre es fácil encontrar una solución. Especialmente si se trata de hijos de padres divorciados que o bien se llevan mal o bien son incapaces de alcanzar un acuerdo.

Y por supuesto, esto ocurre a menudo cuando uno de los padres desea expedir el pasaporte a su hijo. Puede que en parte en esto influyan los casos de hijos que han viajado con uno de sus progenitores separados a otro país y no han regresado.

La Ley española modificó hace tres años lo referente a la expedición del pasaporte a un menor, modificando el Real Decreto 896/2003 del 11 de Julio con el Real Decreto 411/2014 del 6 de Junio en el que, simplificando, establece que para poder llevar a cabo la expedición del pasaporte es necesario que ambos progenitores den su consentimiento.

El problema viene cuando los padres no son capaces de ponerse de acuerdo o cuando es imposible ponerse en contacto con uno de ellos. ¿Cómo proceder entonces?

  • En el primer caso, desacuerdo entre los padres, se debe llevar a cabo un Procedimiento de Jurisdicción Voluntaria. Se informa al tribunal del desacuerdo y éste procede a escuchar tanto a ambos progenitores como al Ministerio Fiscal del menor para después decidir si concede al padre que desea expedir el pasaporte a su hijo la patria potestad para llevarlo a cabo. No hay que olvidar un punto que siempre debe tenerse en cuenta, y es que aunque en teoría la ley habla de plazos muy cortos para resolver estos casos, la realidad es que su duración puede ser de hasta seis meses.
  • El otro caso, cuando el otro progenitor se encuentra desaparecido (es decir, no mantiene ningún tipo de comunicación, se encuentra en paradero desconocido o ignora las notificaciones que se le envían), existe una manera de lograr la expedición del pasaporte mediante el artículo 156 del Código Civil. El progenitor que desea expedir el pasaporte a su hijo debe presentar en el juzgado un escrito para comunicar la imposibilidad de ponerse en contacto con la otra parte. El tribunal procede entonces a tratar de localizar al progenitor “desaparecido” por todos los medios disponibles. De no lograrlo, se le declara como “ausente” y puede decidir aceptar la solicitud de expedición.

Leave a comment

Your email address will not be published.