El problema que supone no hacer testamento

El problema que supone no hacer testamento

Cuando alguien fallece y no ha hecho testamento, los herederos tienen verdaderos problemas y quebraderos de cabeza, ya que tienen que llevar a cabo un proceso que no sólo es largo sino también costoso para que se les reconozca el derecho a esos bienes que ha dejado el difunto.

Redactar un testamento no es un trámite nada complicado, pero no hacerlo es complicarle las cosas a los hijos cuando se tienen hijos y un patrimonio que dejar. Y el testamento les ahorraría tener que pagar una serie de impuestos a los que no deberían tener que hacer frente.

Cuando no existe testamento es la Ley la que se encarga de decidir el reparto de la herencia, lo que significa que dicho reparto se hace en base al régimen legal, que en nuestro país otorga los derechos sobre los bienes a los hijos y nietos del fallecido, y de no haberlos a los padres o ascendiente (siempre por este orden).

Quien resulta más afectado es el cónyuge
Dada la manera comentada en el párrafo anterior en que el régimen legal español otorga los derechos sobre la herencia, una de las personas más afectadas y que queda en una posición más desfavorecida cuando no hay testamento es el cónyuge, quien sólo heredaría bienes patrimoniales si el fallecido no tuviera hijos, nietos, bisnietos, padres, abuelos y bisabuelos.

Por último, en el caso del fallecimiento sin hacer testamento de una persona que no tenga familiares a los que pueda dejar sus bienes, será el Estado el beneficiario.

Leave a comment

Your email address will not be published.