Cómo se calcula una pensión de viudedad y cuánto se cobra

Cómo se calcula una pensión de viudedad y cuánto se cobra

El objetivo de toda pensión de viudedad es cubrir las necesidades de tipo económico de la persona beneficiaria cuando la persona que origina la prestación (cónyuge, ex cónyuge o miembro de la pareja de hecho) fallece. De esta forma, se garantiza que la unidad familiar no queda desprotegida si la persona fallecida era la principal o única generadora de rentas.

Causante de la pensión
Las personas que causan pensión de viudedad son aquellas que se encontraban en cualquiera de los regímenes de la Seguridad social en situación de alta o asimilada y acreditaran el periodo mínimo de cotización exigido. cuando el fallecimiento se debe a enfermedad común, es necesario haber acreditado 500 días cotizados ininterrumpidamente dentro de los 5 años anteriores a la fecha de fallecimiento, o bien anteriores a la fecha en la que cesó la obligación de cotizar si se da el caso de que la persona causante se encontrara en situación de alta o asimilada sin tener obligación de cotizar.

Cuando el fallecimiento se ha producido por enfermedad profesional o accidente (independientemente de si se trata de accidente laboral o no), no se exige periodo de cotización previo.

Si la persona fallecida no se encontraba en situación asimilada o de alta, la cotización mínima que se debe acreditar es de 15 años.

Otros causantes de pensión de viudedad son los siguientes:

  • Jubilado en modalidad contributiva.
  • Pensionista de incapacidad permanente.
  • Trabajador que hubiera dejado de trabajad con derecho a pensión de jubilación contributiva y hubiera fallecido antes de haberla solicitado.
  • Perceptor de subsidio de incapacidad temporal, de riesgo durante el embarazo, de maternidad o paternidad o de riesgo durante la lactancia. En cada caso se debe cumplir el período de cotización establecido.

Quién puede ser beneficiario de la pensión de viudedad
Todo aquel que haya tenido vínculo matrimonial o haya sido pareja de hecho de la persona fallecida, y no haya vuelto a contraer matrimonio, tiene derecho a ser beneficiario de pensión de viudedad, incluyendo:

  • Matrimonios
  • Divorcios, separaciones y matrimonios declarados nulos.
  • Parejas de hecho en el momento del fallecimiento.

Además, en los siguientes casos se deberán acreditar ciertos requisitos:

  • Matrimonios en los que el fallecimiento se produce debido a una enfermedad común anterior al matrimonio.
  • Divorcios, separaciones, nulidades matrimoniales y parejas de hecho.

Cuantía de la pensión de viudedad
Con carácter general, la pensión por viudedad tendrá una cuantía del 52% de la base reguladora de la persona fallecida. Esta cuantía puede aumentar al 70% siempre y cuando se den las siguientes circunstancias de manera simultánea:

  • Que el beneficiario tenga cargas familiares
  • Que la única fuente de ingresos, o la principal, sea la pensión de viudedad.
  • Que la cuantía resultante de la suma de todos los conceptos de los rendimientos anuales del beneficiario de la pensión no superen el límite previsto en cada ejercicio económico para reconocer los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, importe anual que en cada ejercicio económico corresponda a pensión de viudedad mínima con cargas familiares.

Si sólo existe un beneficiario en caso de divorcio o separación judicial, la cuantía será percibida íntegramente. Cuando existen más de un beneficiario, la cuantía será proporcional al tiempo que cada uno de ellos ha vivido con la persona fallecida, garantizándose en todo caso que sea del 40% a favor del cónyuge o persona superviviente de una pareja de hecho que tenga derecho a la pensión de viudedad.

Además, cuando se trate de fallecimiento por enfermedad profesional o accidente laboral la prestación, según la gravedad de la falta, se incrementará de un 30% a un 50% si la lesión se ha producido por una falta de medidas de prevención de riesgos laborales.

Compatibilidad
Las pensiones de viudedad son compatibles con las rentas de trabajo de la persona beneficiaria, así como con las pensiones de incapacidad permanente y jubilación a las que pueda tener derecho.

Si el causante de la pensión de viudedad no se encuentra en alta en el momento del fallecimiento, la pensión es incompatible con el reconocimiento en cualquiera de los regímenes de la seguridad social de otra pensión de viudedad, excepto cuando las cotizaciones acreditadas en cada régimen se superpongan durante al menos 15 años.

Por último, una pensión de viudedad que se mantenga aunque el beneficiario de nuevo haya constituido pareja de hecho o matrimonio, no será compatible con una nueva pensión de viudedad generada por el fallecimiento del nuevo cónyuge o pareja. En tal caso, se deberá optar por una de ellas.

Leave a comment

Your email address will not be published.