Qué ocurre cuando se incumple el convenio regulador

Qué ocurre cuando se incumple el convenio regulador

El convenio regulador nace y se mantiene vigente como consecuencia de un divorcio o separación. Si éstos han sido de mutuo acuerdo, el convenio regulador que ha sido pactado contemplará la patria potestad, el régimen de guarda y custodia de los menores y, si se da el caso, el régimen de estancia y comunicación con el padre con el que no viven habitualmente. El régimen de comunicación y visitas entre los abuelos y los nietos también puede ser regulado.

Así mismo, se deben contemplar la prestación por alimentos, el uso de la vivienda, la contribución a las cargas matrimoniales, la liquidación del régimen económico del matrimonio cuando proceda, y el posible establecimiento de una pensión por desequilibrio económico.

En caso de que el divorcio o la separación no sean de mutuo acuerdo, es el juez quien regule todo esto en una sentencia.

Qué pasa si uno de los ex cónyuges lo incumple

Cuando uno de los ex cónyuges no cumple el convenio regulador, pueden producirse dos tipos de consecuencias.

Civiles
Si uno de los ex cónyuges incumple con los aspectos económicos del convenio regulador como pueden ser el pago de la parte proporcional de la hipoteca o de las pensiones, el juez puede acordar aquellas medidas cautelares que considere necesarias para garantizar su cumplimiento. Estas medidas suelen ser embargo de bienes o de la nómina.

Cuando el incumplimiento por parte de uno de los ex cónyuges se da en aspectos no económicos como el régimen de comunicación, estancia o visitas, se pueden establecer multas periódicas al cónyuge que no las cumple, que se mantendrán mientras no cumpla con sus obligaciones.

Penales
Independientemente de las consecuencias civiles, el Código Penal tipifica en los artículos 226 a 233 el delito de abandono de familia, y castiga con multas y penas de prisión cuando se incumplen cuando se incumplen los pagos de pensiones, prestaciones u otros pagos establecidos a favor de los hijos o el ex cónyuge establecidos en el convenio regulador, así como cuando se incumplen las obligaciones propias de la patria potestad .

También se contempla la posibilidad de privar de la patria potestad al progenitor que incumple el convenio, durante un periodo de entre 4 y 10 años.

Antes de Julio del año 2015, si el incumplimiento era poco importante se tipificaba como falta en el Código Penal, y era castigado con multas, trabajos en beneficio de la comunidad o localización permanente (lo que se conocía como arresto domiciliario). Tras la reforma de Julio de 2015, desapareció dicha falta y el incumplimiento debe resolverse mediante reclamación civil.

Leave a comment

Your email address will not be published.