Pensión compensatoria

Pensión compensatoria

La pensión compensatoria es establecida por el Juez o bien por los cónyuges como forma de indemnización al cónyuge al que el divorcio o la separación le producen un desequilibrio económico en relación a su situación anterior. La pensión va a cumplir una función de reparación de ese empeoramiento de la situación económica que tenía durante el matrimonio y no debe confundirse con la pensión de alimentos. La pensión compensatoria se podrá fijar para un determinado período de tiempo o durante tiempo indefinido.

¿Quién establece la obligación de pensión compensatoria?
Lo harán los cónyuges en el convenio regulador en los supuestos de divorcio o separación amistosa (también se puede renunciar a ella) o bien el Juez en los supuestos de divorcio o separación contenciosa cuando una de las partes lo soliciten.

¿Cuál es su cuantía?
El importe de la cuantía de la pensión compensatoria cuando sea impuesta por el Juez por falta de acuerdo de los cónyuges va a depender de las siguientes circunstancias (en relación con el beneficiario de la misma):

  1. La edad y el estado de salud.
  2. La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.
  3. La dedicación pasada y futura a la familia.
  4. La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.
  5. La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.
  6. La pérdida eventual de un derecho de pensión (por parte del Estado)
  7. El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.
  8. Cualquier otra circunstancia relevante.

También dependerá de los bienes e ingresos de la persona obligada a satisfacerla.
El Juez en la sentencia establecerá el importe de la cuantía, su actualización (se hará normalmente conforme al IPC), forma de pago, cuándo se hará el pago y fijará las garantías para que el pago sea efectivo.
¿Cuáles son los requisitos que hay que cumplir para que se conceda?
Tiene que haberse dado una separación o divorcio (también en casos de nulidad si no hubo mala fe); el cónyuge que cree tener derecho a ella debe solicitarla (el Juez no va a concederla si no se solicita); el cónyuge que lo solicita debe demostrar que el divorcio o la separación produce un desequilibrio económico con respecto a cuando estaba casada. Por ejemplo: la mujer ha trabajado de ama de casa desde que se casó y es dependiente de su marido económicamente. El divorcio por tanto le va a dejar en una situación de desequilibrio económico.

¿Se puede modificar la pensión?
Sí, podrá ser modificada en el caso de que haya una alteración sustancial en las circunstancias iniciales, es decir, la situación financiera de los involucrados se altera significativamente. Por ejemplo, uno de los cónyuges pierde el empleo o hereda una fortuna, o la mujer encuentra otro trabajo en el que le suben el sueldo al doble de lo que ganaba en el antiguo o empleo y su ex marido que le pasa la pensión sigue ganando lo mismo. En este caso, el ex marido está habilitado para solicitar una modificación de la pensión al Juez que conoció del proceso de separación o divorcio.

¿La pensión siempre va a consistir en una cantidad de dinero mensual?
No, en la mayoría de casos consiste en una cantidad de dinero que se da a principios de cada mes, pero también se puede acordar que la pensión consista en un derecho de usufructo por ejemplo, o la entrega de una determinada cantidad de dinero o de capital o también una renta vitalicia.

¿Cuándo cesa la obligación de pago?
El derecho a pensión compensatoria y por tanto la obligación de pago de la misma se extingue cuando termina la causa que motivó que se acordara el pago de pensión. Así en los casos en que la mujer vuelva a casarse o viva con otro hombre que tenga bastantes recursos económicos o si encuentra un trabajo en el que tenga un modo de vida similar a cuando estaba casada, el ex marido no estará obligado a pasarle la pensión. También se extingue esta obligación, si el beneficiario de la misma renuncia a ella o si los excónyuges así lo acuerdan.
El derecho a la pensión no se extingue por el hecho de que el cónyuge obligado a pagarla fallezca, sino que subsiste la obligación de pago y serán los herederos quienes asuman el pago de la misma con la herencia que hayan recibido, si bien pueden solicitar al Juez una reducción o supresión de la pensión.

¿Qué hago si mi marido no me paga la pensión?
En caso de impago de la pensión compensatoria habrá que acudir al Juez que conoció del proceso de separación o divorcio e instar que adopte alguna de las siguientes medidas en un proceso conocido como Proceso de ejecución de medidas definitivas:

  • Retención del sueldo: se ordenará a la empresa para la que trabajo que le retenga el sueldo y el mismo se ingresará en la cuenta bancaria de la beneficiaria de la pensión.
  • Embargo de bienes: también se podrán embargar los bienes del obligado al pago de pensión, para satisfacer con los mismos el pago de la misma.
  • Imposición de multas, que dependerán de la cuantía de lo debido

El impago también puede ser considerado como un delito de abandono de familia, que conlleva penas deprisión de 3 meses a un año o multa de 6 a 24 meses en caso de impago de la pensión durante 2 meses consecutivos o 4 meses no consecutivos. Bastará con denunciar el hecho ante una Comisaría de policía o en cualquier Juzgado.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.